SONORAMA

Noticias

'Los Violadores' hicieron vibrar a fans peruanos en inolvidable concierto en Barranco [VIDEO]

2016-08-22 17:54:03

Los Violadores brindaron espectacular concierto en Barranco.

Han pasado 30 años desde que Los Violadores ‘demolieron’ la plaza de Acho en un inolvidable concierto en 1986. Pil, Stuka, Gramátika y El Polaco, un cuarteto de veinteañeros, desataron la euforia de los fans con melodías punk muy acordes con aquellos tiempos.

Hoy el cuarteto ya supera la base cinco y aun así hicieron que los casi mil fanáticos que asistieron al Barranco Arena regresaron en el tiempo y confirmaron que lo vivido y lo bailado no se los quita nadie. Por eso, esa noche fue como dice la letra de la canción que abrió el concierto: Como la primera vez.

Y es que el concierto tuvo de todo. Guitarras distorsionadas por algunos momentos, un Stuka algo errático en los acordes, Pil entrando a destiempo, El Polaco quizás el más afinado, aunque sea mucho decir, y Gramátika algo “sereno”, pero que fue entrando en calor para no quedarse atrás. Y la respuesta de la gente no podía ser menor: gritos destemplados, coreo constante y un incansable pogo. En pocas palabras, un verdadero concierto punk, Como la primera vez.

Los Violadores hicieron un repaso de las mejores canciones que forman parte de sus cinco discos, pasando por Aburrido divertido, Revolución, Más allá del bien y del mal, Mercado indio, Solo una agresión (interpretada por Stuka), Sentimiento fatal, Somos Latinoamérica, La era del Corregidor, Bombas a Londres, entre otras que marcaron a toda una generación en esta parte del mundo y especialmente en el Perú.

Punto aparte para un tema que Pil calificó como una muestra de agradecimiento al Perú, en aquellos años en que Argentina defendió sus islas Malvinas frente al poderío inglés. “Solo el Perú respondió al llamado y su ayuda fue invaluable. Eternas gracias, amigos de siempre”, dijo el vocalista para luego cantar Comunicado 166.

El Barranco Arena hervía, estaba en una ebullición. El pogo parecía inacabable. Generaciones unidas en un rito punk que supera el tiempo y el espacio. En el escenario, Pil saltaba, cantaba, se caía y se levantaba; Stuka discutía con los plomos por algún “desperfecto” y se arrojaba sobre el bombo; El Polaco tratando de mantenerse acorde con los ritmos y Gramátika abandonando su batería por momentos para deambular por el escenario. Todo fue perfecto.

Pero faltaba algo más. Luego del encore respectivo, reaparece Stuka. Con la mirada puesta en el público detrás de sus infaltables gafas negras, suelta los primeros acordes de Fuera de Sektor. La canción retumbó por todo el local barranquino y el éxtasis fue total. El broche de oro, como no podía ser de otra manera, fue la archiconocida 1,2 Ultraviolento.

Y así, luego de poco más de dos horas, Los Violadores terminan su presentación. No importó el paso del tiempo; no importó el cansancio ni los moretones que seguramente aparecieron hoy en muchos de los trajinados cuerpos de los asistentes. La noche de ayer fue sencillamente inolvidable. El punk se volvió nostalgia, pero demostró una vez más que está más vivo que nunca.

Fuente: Andina