SONORAMA

Noticias

Andrés Calamaro: "Horizontalmente todavía soy recomendable"

2016-06-07 17:58:54

Las revelaciones de Andrés Calamaro (Foto: Instagram/calamarofrases)

Andrés Calamaro regresará a nuestro país en octubre de este año para participar en la segunda edición del festival Ciudad Rock.

El rockero de 54 años brindó esta semana una singular entrevista al diario español El Periódico, donde entre otras cosas reveló cuál es su situación actual, cual es su relación con las redes sociales y cual es para él la obligación que tiene un rockero hoy en día.

“Sin exagerar. Un músico es un músico, la música es importante sin necesidad de adherir a un discurso ni caer en demagogias. Creo que la obligación ética del músico de rock es ofender, irritar un poco. Ser una molestia social útil”, contestó Calamaro.

REDES SOCIALES

Por otro lado, el cantante argentino aseguró que no le interesa la opinión de los demás y que por lo tanto no es esclavo de las redes sociales. Incluso pide a las futuras generaciones que renuncien a la “existencia sometida a una pantalla portátil” y “que recuperen la buena costumbre de desntarse en un restaurante sin mirar el teléfono”.

DROGAS

En cuanto a sus años de contacto con las drogas, los cuales ha descrito como “los infiernos de la experiencia tóxica”, Andrés Calamaro asegura que jamás puso su vida en peligro y que fueorn más bien una dosis de libertad. “Fueron cápsulas de tiempo que me permitían un dominio musical inusual, un deseo permanente de grabar cien canciones por semana”.

FINANCIERAMENTE COMO LA CENICIENTA

Calamaro describe de forma bastante pintoresca cómo es que la está pasando actualmente y asegura que “Financieramente soy la cenicienta a punto de convertirme en la calabaza del caldo de puchero. Horizontalmente todavía soy recomendable. Físicamente estoy fuerte. Me quedan balas en la cartuchera”.

Finalmente, Calamaro confiesa que actualmente sus únicos vicios son comprar discos por correo y buenos alimentos, despertar con infusiones criollas, leer novelas y sobretodo no contestar su teléfono.